16 de noviembre, #DíadelaTolerancia

En un mundo diverso, la tolerancia es una condición para la paz. También es un motor del desarrollo sostenible, puesto que favorece la construcción de unas sociedades más inclusivas, y por tanto más resilientes, capaces de aprovechar las ideas, las energías creadoras y los talentos de cada uno de sus miembros (Mensaje de la directora general de UNESCO).

tolerancia

¿Qué significa la tolerancia?

Artículo 1 Significado de la tolerancia (UNESCO, 1995)

1.1 La tolerancia consiste en el respeto, la aceptación y el aprecio de la rica diversidad de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios de ser humanos. La fomentan el conocimiento, la actitud de apertura, la comunicación y la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. La tolerancia consiste en la armonía en la diferencia. No sólo es un deber moral, sino además una exigencia política y jurídica. La tolerancia, la virtud que hace posible la paz, contribuye a sustituir la cultura de guerra por la cultura de paz.

1.2 Tolerancia no es lo mismo que concesión, condescendencia o indulgencia. Ante todo, la tolerancia es una actitud activa de reconocimiento de los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los demás. En ningún caso puede utilizarse para justificar el quebrantamiento de estos valores fundamentales. La tolerancia han de practicarla los individuos, los grupos y los Estados.

1.3 La tolerancia es la responsabilidad que sustenta los derechos humanos, el pluralismo (comprendido el pluralismo cultural), la democracia y el Estado de derecho. Supone el rechazo del dogmatismo y del absolutismo y afirma las normas establecidas por los instrumentos internacionales relativos a los derechos humanos.

1.4 Conforme al respeto de los derechos humanos, practicar la tolerancia no significa tolerar la injusticia social ni renunciar a las convicciones personales o atemperarlas. Significa que toda persona es libre de adherirse a sus propias convicciones y acepta que los demás se adhieran a las suyas. Significa aceptar el hecho de que los seres humanos, naturalmente caracterizados por la diversidad de su aspecto, su situación, su forma de expresarse, su comportamiento y sus valores, tienen derecho a vivir en paz y a ser como son. También significa que uno no ha de imponer sus opiniones a los demás.

¿Qué procesos psicológicos están implicados en la no tolerancia?

La formación de prejuicios y discriminación:

Tajfel (psicólogo social) elaboró la teoría de la categorización social a partir de una experiencia concreta (experimento del grupo mínimo: el de Klee y Kandinsky) según la cual: el simple hecho de categorizar (dividir-diferenciar) a las personas entre nosotros (parecidos a uno mismo) y ellos (diferentes de uno mismo) en base a una característica mínima es suficiente para forjar no sólo percepciones diferentes sino también comportamientos discriminatorios.

Formas sutiles de discriminación:

Negación de ayuda a personas que lo necesitan: se niega la ayuda a quien es objeto de prejuicio pero de manera que no sea del todo evidente, en situaciones en las que haya explicaciones alternativas

El uso de detalles: las personas con prejuicios se ocupan en acciones triviales y positivas hacia los miembros del grupo objeto de aversión; esta acción se utiliza como racionalización-justificación de la negativa a realizar acciones más importantes o como justificación de una acción posterior

La discriminación invertida: las personas con algún prejuicio tratan más positivamente a las personas que son objeto de prejuicio que a las personas del propio grupo. Esto puede parecer positivo porque las personas son favorecidas pero a largo plazo genera consecuencias negativas.

Las categorizaciones ayudan a las personas a simplificar la cantidad de información que recibimos en sociedad. El error se comete cuando no se ve más allá de estas categorías.

Fotograma del programa "El cerebro no busca la verdad sino sobrevivir" (RTVE, 2010)

Fotograma del programa “El cerebro no busca la verdad sino sobrevivir” (RTVE, 2010)

Así, para entender el funcionamiento de nuestra mente en estas situaciones, os recomendamos el programa de Redes “El cerebro no busca la verdad sino sobrevivir”.

En este, conoceremos que nuestro cerebro trata de convencerse siempre de la opción más cómoda, de la que concuerda mejor con su propia realidad. Por eso, memoria e inconsciente se encargan de ajustar lo que no encaja.

 Además, a través de entrevistas realizadas a psicólogos sociales de nuestro país, conoceremos más sobre los procesos de “deshumanización” que realizan los países en guerra para concebir al “enemigo” como seres extraños. Así, se consigue que la persona elimine el identificador de “esa persona es de nuestro grupo, al menos especie humana…y por tanto, es más fácil hacerle daño”.

 


 

Referencias:

UNESCO (1995). Declaración de Principios sobre la Tolerancia. Recuperado de: http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13175&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html