Cargando ...

Terapia familiar y de pareja en Zaragoza

Terapia de pareja en Zaragoza

La pareja es una organización interdependiente en la que existen una serie de reglas y límites. Por ello, dentro de todas las parejas existen ciertas dinámicas que se producen por uno de lo s miembros y que se mantienen por el otro. Es decir, existe una influencia mutua. Estas reglas y límites deberán adaptarse a las distintas fases por las que pasa la pareja así como a los otros sistemas presentes en la sociedad: la familia de cada uno de los cónyuges, nacimiento de hijos, cambios de ciudad de la pareja, eventos estresantes.

Así, los problemas de pareja se suelen presentar por una dificultad de la pareja en la comunicación,  en las  habilidades  de  negociación  y  solución  de  problemas  y  no  por  una dificultad de carácter individual. Por ello, será la pareja la que deberá integrar estas nuevas habilidades a través de l as tareas que proponga la psicóloga dentro y fuera de las sesiones.

En la primera  entrevista  de  evaluación se planteará la forma de  trabajo, se explorarán las motivaciones  para  el  cambio  y  se  ajustarán  expectativas  hacia este  cambio.  Con ello,  se consigue establecer  una línea de  trabajo honesta y factible que  tendrá una serie  de metas terapéuticas.

Terapia Familiar en Zaragoza

Por terapia familiar, entendemos aquella terapia dirigida a todos los miembros de una unidad familiar. El origen de los problemas familiares suele situarse en dificultades y/o crisis que se presentan en la evolución de esta unidad familiar. Normalmente, la petición de este tipo de terapias viene dada por la identificación del malestar en un familiar interno a esta unidad. 

Previamente, se ha intentado solucionar este malestar sin resultado, ya que siempre vuelve a aparecer de una u otra forma, ya que existen una serie de mantenedores del problema. Esto se debe a que este malestar suele ser el reflejo de dinámicas familiares disfuncionales basadas en límites difusos. 

Estos límites suelen actuar como diferenciadores de roles y a su vez, comprenden las bases de la comunicación intrafamiliar y extrafamiliar. De esta forma, suelen aparecer a su vez, desesperación e impotencia desde el conjunto familiar. Por ello, el terapeuta familiar asistirá a esta familia en aquel momento de crisis teniendo siempre en cuenta las potencialidades y recursos que ya posee la propia familia, incrementando así el control interno en este necesario cambio. De esta forma, la cooperación terapeuta-familia resultará un elemento clave. 

La evaluación normalmente implicará la descripción de una teoría que explique el origen y mantenimiento del problema; esta guiará el proceso de intervención a través de unas metas y estrategias planteadas.

Contacta con Psicología Zaragoza